La impresión 3D es un proceso de fabricación aditiva mediante el cual se crean objetos tridimensionales por la superposición de materiales.

Los orígenes de la impresión 3D se remontan a la década de los 80, donde ya comenzaba a desarrollarse la estereolitografía, que consiste en la curación selectiva de la resina situada en una cubeta mediante la emisión de un haz ultravioleta. Fue en esa época donde empezaron a desarrollarse el laminado y relleno de objetos así como el formato de archivo STL tal y como los conocemos hoy en día.

A partir de ese momento se desarrollan diferentes tecnologías de impresión 3D y sus respectivas aplicaciones en industria, automovilismo, medicina… sin embargo no es hasta el año 2005 cuando el nacimiento del proyecto RepRap daría lugar a la popularización de estas tecnologías.

El proyecto RepRap buscaba la fabricación de una impresora 3D autoreplicable, es decir, un modelo hecho de plástico que pudiese imprimir la mayor parte de la estructura de otra impresora idéntica. El 13 de septiembre de 2006 se imprimía la primera pieza funcional de una impresora.

En abril y mayo de 2008 comienza a imprimirse con éxito los primeros objetos para el usuario final: un soporte para iPod, una sandalia… Durante los siguientes meses se producen más de 100 copias en distintos países del modelo Darwin.

Al año siguiente se produce el segundo prototipo, la impresora Mendel, del cual comienzan a distribuirse copias por distintos países a nivel institucional y personal. También en estas fechas surge el proyecto Clone Wars, cuyo objetivo es crear una comunidad para la ayuda y documentación a la hora de construir impresoras 3D. De esta comunidad nace el modelo Makerbot.

Desde ese momento y hasta el día de hoy, la impresión 3D ha evolucionado y se ha extendido a multitud de ámbitos: industria, automoción, salud, educación, alimentación, arquitectura, moda, investigación…

La impresión 3D en Educatibot

En Captura de pantalla 2017-01-17 a las 15.14.19Educatibot hemos visto en la impresión 3D la herramienta perfecta para el diseño y producción de nuestros proyectos. Gracias a ella producimos las carcasas de nuestros robots, los soportes para nuestras placas Arduino, los cuerpos de nuestros proyectos…

Así, realizamos todo el proceso desde la concepción de la idea, pasando por el diseño, impresión y ensamblaje de nuestros proyectos en un solo lugar y en un periodo de tiempo muy corto.

Uno de los aspectos más importantes que nos permite la impresión 3D es la modularidad: muchso de nuestros diseños cuentan con enganches y estructuras que los hacen compatibles entre si, característica posible gracias al uso de Arduino como plataforma de prototipado.